Los 3 efectos de calmat

scale_cal_crystals
Primer efecto de calmat: calmat acaba con las incrustaciones de cal en los tubos y aparato
Sin el tratamiento con calmat, se forma calcio en el agua, es decir, velcros de cristal. La patentada tecnología de impulso altera a través del proceso natural de la electroforesis la cristalización de calcio y magnesio. Se forman ahora varillas de cristal que ya no adhieren. La cal ahora fluye como polvo fino con el agua.

Ya no pueden formarse nuevas incrustaciones en los tubos. La cal pierde su adherencia y esto causa efecto en todo el uso del agua en la casas como por ejemplo en las paredes de la ducha, en los fregaderos y en los lavabos.
scale_cal_pipes_front
Segundo efecto de calmat: calmat sanea cuidadosamente su tubería


En agua no tratada que contiene cal, siempre se efectúan dos procesos:
  • En el primer proceso se forman incrustaciones de cal debido al enlace de los cristales de cal en la superficie y se libera ácido carbónico.
  • El ácido carbónico reduce en un segundo proceso paralelo las existentes incrustaciones de cal. Se dice que es “el proceso natural de redisolución”. Debido al hecho de que los sedimentos del primer proceso se forman más rápidos que el proceso natural de redisolución (2. proceso), la tubería se atasca continuadamente.

En este equilibrio de sedimentación y redisolución interviene ahora el sistema de tratamiento de agua calmat, porque debido a la nueva estructura de los cristales ya no se forman incrustaciones. Las incrustaciones del 1 proceso no se realizan.
El proceso natural de redisolución de la cal se refiere ahora solamente a las ya existentes incrustaciones “antiguas” y puede combatirlas efectivamente. De este modo la cal se descompone más rápida que se forma nueva. El tubo se libera de la cal. El ácido carbónico excedente disuelve ahora “la cal de la cal”. Lenta y cuidadosamente se disuelven todas las incrustaciones. La última unión de cal con el tubo, sin embargo, no se disuelve. Lo que queda en los tubos es una fina capa protectora.
scale_cal_pipes_front2
Tercer efecto de calmat: calmat protege ante oxidación y corrosión
Todos los tubos de metal – especialmente los de cobre, hierro, hierro galvanizado – una vez en contacto con el agua alcalina y agresiva, provocan oxidaciones de cobre o sea hierro.  Estos óxidos atacan en medidas peligrosas las superficies de los tubos y conducen a corrosión puntual.

La tecnologia patentada de calmat tiene un efecto de electroforesis, que conduce a la formación de una capa protectora de metal y carbonato. Esta capa consiste según el material de tubo de carbonato de cobre, hierro o cinc y se asienta en todas las superficies blandas de metal. Protege el tubo ante substancias agresivas que pueden conducir a una corrosión. calmat proteje sus tubos efectivamente.

La tecnología ecológica de calmat

scale_cal_crystal1
calmat, el transformador de cal, es un aparato para el tratamiento físico del agua.Normalmente, en el agua no tratada se forman cristales de calcio en forma de un “lampazo”. En esta disposición, los cristales se enredan entre sí dando lugar a incrustaciones de cal persistentes y perjudiciales. calmat modifica el comportamiento de la cristalización de este calcio.
scale_cal_crystal2
La unidad de control genera un impulso eléctrico y específico de alta frecuencia, que repercute en los tubos y en el agua a través de las bobinas de impulso. Después del tratamiento con calmat, los cristales de calcio se acumulan en forma de varillas. En esta forma lisa, los cristales ya no pueden formar incrustaciones. Las varillas de cal “no prejudiciales” fluyen con en el agua en forma de polvo calcáreo.
Gracias al tratamiento con calmat® se libera una cantidad mínima de ácido carbónico. El ácido carbónico que existe también en la naturaleza disuelve la cal naturalmente.  El ácido carbónico liberado disminuye cuidadosa y lentamente incrustaciones de cal y óxido en la tubería.
El ácido carbónico solamente puede disolver “la cal de la cal” y de esta forma, en el tubo limpio permanece una fina capa protectora de carbonato, la cual impide en el tubo de metal corrosión peligrosa. En el sistema de tubos permanece una capa protectora contra la corrosión.

Cuando el agua tratada con calmat sale de la tubería, ésta aún contiene cal en forma de sustancia en suspensión. Si las gotas de agua secan en las superficies, como p. ej. en la cocina o en el baño y lo que sobra es el polvo de la cal. Ya no se forman incrustaciones persistentes y los residuos de agua pueden ser limpiados fácilmente con un paño húmedo.  Ya no necesita más detergentes agresivos.

El agua no se altera químicamente ya que calmat se encuentra posicionado sobre la tubería. El organismo humano aún puede disfrutar de los minerales importantes y los oligoelementos. Las comidas y bebidas mantienen su sabor natural.

Atención, se abre en una ventana nueva. Imprimir

Quality
Made in Germany




Información adicional